AYRES DEL ESTE

Ayres del Este está ubicado en una zona privilegiada de Ostende, que conjuga la tranquilidad y belleza del bosque y sus amplias playas, con cercanía al centro comercial de Pinamar, Cariló y Valeria del Mar.

El complejo abrió sus puertas en octubre del 2008 y cuenta con 14 habitaciones dobles y 1 cuádruple con 2 ambientes.
El hotel abre en temporada, brindándole el más alto confort para vacacionar.

Atendido por su dueños, quienes se ocupan de cada detalle para que su estadía resulte placentera, en un marco de confort y relax. Es un hotel pequeño que cuenta con 15 habitaciones, 14 de ellas dobles, buscando un ambiente armonioso y de descanso, para que los visitantes puedan disfrutar de sus vacaciones, la naturaleza y el confort que brinda el hotel.

Todos las habitaciones cuentan con un equipamiento de primer nivel, la pileta se encuentra climatizada y contamos con servicio de bar y cafetería.

UN POCO DE HISTORIA

La historia de Ostende se empieza a trazar cuando en el año 1909 los Belgas Ferdinand Robette y Agustín Poli compraron las tierras de lo que hoy conocemos como Ostende, a Don Manuel Guerrero, uno de los hermanos de Felicitas Guerrero.
Robbette y Poli conocen en el barco a Jean Marie Bourel, Francés,que en su espíritu aventurero se asocia al proyecto de los belgas.

En aquellos momentos era impensado tener éxito con la creación de un nuevo balneario, menos en un lugar tan retirado como en el que se encontraba Ostende. Por otro lado a nadie se le ocurrió que a esos médanos de alrededor de tres a cuatro kilómetros de ancho, había que fijarlos antes de empezar el balneario.

Quien se encargo de fijar algo cerca de la playa, al mismo tiempo que se hacían las construcciones, fue el señor Robette. El, junto a Poli, imaginan ahí, en esa parte de la costa una ciudad gemela que conocen, aquella Ostende de sus memorias en la costa de Bélgica y que su significado es "Fin del este". Los planos se hicieron en la estancia "La Raquel", abarcaba avenidas, diagonales, reservas para edificios públicos, estación de ferrocarril, extensos terrenos para cementerios, corralón Municipal, parques públicos, plazas y plazoletas y una avenida central de 100 metros de ancho que remataba en una zona balnearia de traza focal denominada hemiciclo, donde se proyectaba la concentración de hoteles y grandes edificios turísticos.

La intención de los belgas era traer quinientas familias a Ostende y que ya habían llegado setenta. En 1912 comienzan la construcción de la "Rambla sur", que se desarrollaría en toda la extensión del balneario, configurando un paseo costero con accesos a la playa por medio de escalinatas que quedaban señaladas por unos pináculos piramidales de notable presencia por su altura.

Por debajo de este paseo se encontraban comodidades como vestuarios y sanitarios para su uso por los turistas que acudieran a la playa. De ese proyecto solo se materializó un corto segmento que con los años fue cubriéndose de arena hasta que solo quedaron a la vista los extremos de los altos pináculos dando lugar a las más diversas conjeturas y fantasías en cuanto a las características de la obra enterrada. En Agosto de este mismo año por decreto del Gobierno Provincial se reconoce a la Sociedad Anónima Pueblo y Balneario de Ostende. Ya afincado en el lugar Don Ferdinand Robette comienza los trabajos para concretar sus proyectos. Se integra la sociedad Lloyd Ostende que construye un muelle.

En el proyecto original estaba previsto un hotel de más de 80 habitaciones, el Hotel Thermas, que luego se convertiría en el Viejo Hotel Ostende el cual ofrecía amplios salones, espacios para juegos, lectura y esgrima, fábrica de pastas, repostería, restaurantes y jardines de invierno.